En el sistema de Justicia en México

Urgen traductores indígenas en la procuración de justicia

“Indigenas son usados solo para intereses políticos”

CARLOS VALIS/ FOTOS: CHRISTIAN BARRIOS

9 Nov 2012 - 21:39

Tuxtepec, Oax.-El traductor indígena diplomado por la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), Vicente Zarate Baltazar, quien actualmente secapacita pues asegura que el sistema de justicia en México es desfavorable para los indígenas. “El acceso a la justicia para los Pueblos y Comunidades Indígenas de México sigue siendo un asunto pendiente. Si la impartición de justicia, como lo establece el artículo 17 de la Constitución en su párrafo segundo: Toda persona tiene derecho a que se le administre justicia por tribunales que estarán expeditos para impartirla en los plazos y términos que fijen las leyes, emitiendo sus resoluciones de manera pronta, completa e imparcial, tiene serias dificultades para su plena aplicación a la mayoría de los ciudadanos, el acceso a la justicia de la población indígena es aún más difícil y precario”, señaló.

“En este rubro, la problemática es amplia y compleja: discriminación; vejaciones y abusos en los procedimientos de impartición de justicia; falta de intérpretes y defensores que hablen la lengua y conozcan la cultura indígena, para tener una adecuada defensa en juicio; falta de denuncias legales sobre delitos cometidos contra indígenas; procedimientos jurisdiccionales lentos; juicios cargados de irregularidades; sentencias severas sin proporción con el delito cometido; ignorancia de los sistemas normativos y usos y costumbres del derecho indígena; creación y operación de instituciones para indígenas sin debidos procesos de consulta”, aseguró. Planteó la problemática desde otro enfoque: “en México el principal problema que enfrentamos los indígenas es la discriminación, la segunda es que cuando tienen problemas, que se pueden resolver de otra manera, siempre se les exige una cantidad de dinero, impera la corrupción; tampoco reciben atención gubernamental y solamente cuando se le requiere el voto acuden a ellos los partidos políticos y es cuando el indígena es escuchado”. “Muchos indígenas están encarcelados injustamente por no haber contado con un traductor durante los juicios”, señaló. “Los reclusorios oaxaqueños están llenos de indígenas que pudieron haber recibido un trato justo y por ser indígenas son relegados”, señaló.

(Noticiasnet, 14 de Noviembre de 2012)

La Universidad intercultural Ayuuk, una semilla educativa en Oaxaca

Genaro Vásquez

Esta escuela indígena e intercultural, fundada por jesuitas, busca fortalecer el proceso de reconstitución de los pueblos y territorios indígenas a través del rescate de la cultura, conocimientos y cosmovisión del pueblo ayuuk. Oaxaca, México. Un nuevo esfuerzo de educación intercultural crece en la zona ayuuk (o mixe); de la mano de las comunidades y los docentes, dos generaciones de estudiantes indígenas trabajan ya en y para sus pueblos.

Fundada en el 2006 como una universidad privada de acceso público, esta escuela -creada con gente de la zona ayuuk y con el Sistema Universitario Jesuita, entre otros actores- se plantea como una alternativa a las grandes carencias y para la búsqueda de los sueños de la zona mixe.

La perspectiva indígena e intercultural de esta nueva iniciativa obedece a la necesidad de reconocer y fortalecer las culturas indígenas del país, sus conocimientos y su visión de la vida, como una forma de apuntalar el proceso de reconstitución de los pueblos y territorios indígenas, en este caso del pueblo ayuuk. Además, se busca fomentar el diálogo intercultural de saberes, conocimientos, imaginarios e iniciativas que permitan el enriquecimiento mutuo.

No ha sido una tarea fácil, pues los frenos burocráticos de las instancias educativas y la ideología colocada en la juventud indígena también tienen efectos negativos fuertes que impiden su consolidación.

En la comunidad sede, Jaltepec de Candayoc, la gente vive del campo; sin embargo, a sus hijos les han bloqueado el trabajo campesino y la capacidad de hablar su idioma nativo; impera una ideología estadunidense y de búsqueda de oportunidades económicas para abastecerse de las cosas materiales.

¿Será que la vida en el campo perdió sentido para la juventud? ¿Será que la educación, desde la básica hasta la superior, se ve incapacitada para revertir estos procesos? ¿Ahora los profesores ya no son agentes de cambio, sino simples reproductores de un modelo educativo convencional? ¿Las lenguas indígenas serán condenadas a la desaparición en cuanto no se ofrezcan más becas, apoyos y estímulos?

Éstas y otras preguntas ponen en la encrucijada a la Universidad Ayuuk porque no estamos solamente ante un problema socioproductivo, sino más bien ante un cambio global con múltiples dimensiones. No obstante, el proyecto hace sus esfuerzos creando lazos de cooperación entre estudiantes, creando proyectos comunitarios, hermanando esfuerzos interinstitucionales y, sobre todo, mostrando que a pesar del gran reto se puede seguir adelante.

Nos toca ver un tiempo difícil de entender, pero a su vez con una fuerte iniciativa de seguir caminando y cobijando sueños. Trabajar con jóvenes que han sido rechazados en otras universidades o que tienen que hablar nuevamente su idioma nativo significa pasos gigantescos, pues el modelo hegemónico no permite eso.

Sin embargo, los trabajos de la universidad tiran semillitas: lleva dos generaciones de estudiantes, varios de los cuales trabajan ahora con sus comunidades; otros, en alguna organización civil, y algunos cuantos migraron a las ciudades en búsqueda de trabajo; los niños empiezan a practicar su idioma y se trabajan temas de conservación de la madre tierra.

Con estas nuevas propuestas estamos ante dos grandes retos: posicionarnos como proyecto educativo alternativo bajo cuestionamientos reales, y por otro lado, fortalecer las iniciativas comunitarias entre profesores, estudiantes y comunidad en general, y así minimizar la fuga de cerebros indígenas.

Por tanto, urge unir esfuerzos para que, mediante “tequio intelectual” , sigamos compartiendo saberes, emociones, gustos y pasiones, como lo han hecho las universidades jesuitas, organizaciones civiles independientes, universidades como la de Chapingo y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), entre otros.

(Desinformémonos, núm. 66, Noviembre 2012)

Oaxaca: huaves rechazan creación de parque eólico en la isla Pueblo Viejo

Octavio Vélez Ascencio

huaves.jpg

Isla Pueblo Viejo, San Dionisio del Mar, Oax., 22 de agosto. La empresa Energía Eólica Mareña, de capital japonés, australiano y holandés, construirá en este pueblo ikojts el parque eólico San Dionisio, el mayor de América Latina y el segundo más grande del mundo, pero sin consultar a la población, sin dar información y con actos de corrupción, denunció Jesús García Sosa, uno de los representantes de la Asamblea General del Pueblo de San Dionisio.

El 8 de noviembre de 2004, la compañía hizo firmar un contrato a Álvaro Sosa, ex presidente del comisariado de bienes comunales, “mediante sobornos y engaños”, para usufructuar por 30 años mil 643 hectáreas y establecer el parque eólico en esta ínsula y en la isla Tileme, lugar sagrado de los ikojts o huaves.

“Prácticamente es una segunda conquista española; vienen otra vez a arrebatarnos nuestro territorio”, señaló.

Expuso que el contrato es “leonino” y violatorio de sus derechos como pueblo indígena, pues no se realizó una consulta, como estipulan la Constitución y el convenio 162 de la Organización Internacional de Trabajo, ni se proporcionó información para tomar decisiones sobre el uso de las tierras.

“Se han violado nuestros derechos a la información, a la consulta, al consentimiento libre e informado, a la libre determinación y a la autonomía, al imponernos este contrato leonino de usufructo”, asentó.

Explicó que el pueblo ikojts se enteró del contrato suscrito por el comisariado de bienes comunales en diciembre pasado, cuando se dio a conocer el cambio de uso del suelo firmado por el presidente municipal, el priísta Miguel López Castellanos, a cambio de 20 millones 500 mil pesos, sin tomar en cuenta a la comunidad.

Destacó que el pueblo huave se declaró en resistencia e integró la Asamblea General del Pueblo de San Dionisio y resguardar el palacio municipal, que abandonó el alcalde priísta.

“Un presidente municipal no puede decidir sobre todos nosotros ni poner en peligro nuestra existencia. Ahora estamos en defensa de lo nuestro, porque hasta la isla Tileme, lugar sagrado para nosotros, está en riesgo”, agregó.

Los inconformes informaron que el nuevo comisariado de bienes comunales interpuso un recurso ante el tribunal unitario agrario del distrito 22, con sede en Tuxtepec, para anular el contrato.

La queja señala que el pueblo huave se opone a la construcción del parque eólico y de cinco puertos de atraque. Sostienen que el proyecto implica un despojo de tierras, daños a la biodiversidad (en la zona hay manglares, selva, lagunas, peces y aves), la profanación de sus centros religiosos y, sobre todo, la pérdida de su fuente principal de sustento, la pesca.

“Para nosotros el mar es sagrado. En esta isla, en la laguna Superior y en la barra Santa Teresa, hay una alta productividad pesquera que da de comer a los ikojts y a los zapotecos de San Dionisio del Mar, San Mateo del Mar, Santa María del Mar, San Francisco del Mar, Unión Hidalgo, Chicapa de Castro, Juchitán de Zaragoza y Santa María Xadani. Si se construyen los puertos de atraque, o más bien de atraco, y se instala el parque eólico, nos estarían cortando la yugular”, apuntó.

García Sosa advirtió que el pueblo ikojts ha determinado defender su territorio y el mar “por todos los medios posibles” y luchar por la cancelación del parque eólico San Dionisio.

“Estamos dispuestos a todo, y si ahí se va la vida, ni modo. Si hay una consulta y el pueblo dice que sí, adelante, pero si dice que no, que respeten nuestra decisión. El pueblo tiene la última palabra”, terminó.

(La Jornada, 23 de agosto de 2012)

Huaves piden apoyo para impedir construcción de megaproyecto eólico

Rosa Rojas

eolicasoax-391x249.jpg

La asamblea general del pueblo ikoot (huave) de San Dionisio del Mar, Oaxaca, llamó al pueblo de México a solidarizarse con su lucha contra el megaproyecto del parque eólico –el más grande de América Latina– que la trasnacional española Mareña Renovables pretende construir en Barra de Santa Teresa, con lo que destruiría su hábitat, los recursos naturales de los que se alimentan y sus sitios sagrados; asimismo, se verán afectados sus derechos humanos como pueblo indígena y los de tipo económico, social, cultural y ambiental.

En rueda de prensa, el comunero ikoot Isaúl Celaya, acompañado de Armando Avilés, del Movimiento de Liberación Nacional, y de Martín Velázquez, de la Alianza Mexicana por la Autodeterminación de los Pueblos, llamó a apoyar al pueblo de San Dionisio del Mar contra “las posibles detenciones” de los representantes de las comunales y contra la represión con que han sido amenazados, tanto por el gobernador de Oaxaca, Gabino Cué, como por los diputados Francisco García López y Elías Cortez.

Este último ha exigido al gobierno de Cué que desaloje a los integrantes de la asamblea general del pueblo ikoot, quienes desde el 21 de enero mantienen en su poder el palacio municipal de San Dionisio, luego de que desconocieron al presidente municipal, Miguel López Castellanos, a quien acusan de coludirse con la empresa eólica, de la que recibió –según directivos de la propia compañía– 20.5 millones de pesos por firmar el permiso de uso de suelo para la construcción del parque. Sin embargo, el edil primero negó que hubiera dado la autorización y después dijo que sólo había recibido 2.5 millones. Ante la presión de la comunidad, aceptó que había recibido 14 millones.

Celaya informó que ni la Comisión Nacional de los Derechos Humanos ni la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indios han dado respuesta a las peticiones de la (huave) de San Dionisio del Mar, Oaxaca, para que los apoyen en su demanda de anulación del proyecto de la trasnacional española.

Por su parte, Velázquez subrayó que el proyecto de Mareña se pretende imponer al pueblo ikoot de San Dionisio del Mar sin haber cumplido el requisito de realizar una consulta previa, libre e informada, como ordenan el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la legislación nacional, por lo que se están violando sus derechos colectivos.

Aseveró que se pedirá a la Unión Europea que en este caso se aplique la Cláusula Democrática del Acuerdo de Asociación Económica, Concertación Política y Cooperación (Acuerdo Global) firmado con México, para evitar que empresas europeas violen derechos humanos, económicos, sociales y culturales del pueblo ikoot de San Dionisio del Mar.

(La Jornada, 18 de agosto de 2012)

Salen de su comunidad 14 familias triquis por temor a ser agredidas

Octavio Vélez Ascencio

triquis.jpg

Valle del Río San Pedro, Putla Villa de Guerrero, Oax., 3 de agosto. Catorce familias triquis, con medidas cautelares de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), dejaron este viernes su comunidad para dirigirse a la Heroica Ciudad de Tlaxiaco, ante el temor de ser asesinadas por un grupo armado.

Cuarenta y tres pobladores: 21 adultos y 22 niños, salieron en caravana alrededor de las 18 horas, portando flores blancas y pancartas con consignas de protesta, hasta el entronque con la carretera federal 125 Alfonso Pérez Gazga Yucudaa-Pinotepa Nacional, a cinco kilómetros de Putla de Guerrero, donde abordaron camionetas de pasaje.

En su andar, los indígenas triquis fueron resguardados por elementos de la Policía Estatal y de la Agencia Estatal de Investigación, así como por visitadores de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca y de la Comisión de Derechos Humanos estatal.

También los acompañaron Maurilio Santiago Reyes, presidente del Centro de Derechos Humanos y Asesoría a Pueblos Indígenas (Cedhapi), y Minerva Nora Martínez Lázaro, de la organización Derechos Humanos Bartolomé Carrasco (Barca-dh). Otros 33 pobladores salieron temprano por sus propios medios con destino a Tlaxiaco.

La representante de los indígenas triquis, Eva Gómez Santos, dijo que los comuneros determinaron salir ante el temor de ser asesinados, pues el Estado mexicano no ha cumplido con las medidas cautelares de la CIDH, para garantizar su vida e integridad física, a pesar del riesgo de sufrir una agresión.

Explicó que un grupo armado penetró a la comunidad la noche del lunes pasado, y fue en su búsqueda de casa en casa para darle muerte, pero para su fortuna no se encontraba. “Me buscaban para matarme; entonces junto con los compañeros no nos quedó otra que salir porque de lo contrario nos asesinarán”, señaló.

Precisó que este grupo armado ingresó el 8 de mayo al poblado y disparó con rifles AK-47 contra algunas viviendas, ante la presencia de mujeres y niños. En dos domicilios, fueron asesinados Jaime Ramírez, Joaquín González y Eulogio López.

Gómez Santos dijo que los pobladores por segunda ocasión deberán dejar su comunidad porque Valle del Río San Pedro fue fundado en 2008 por desplazados de San Miguel Copala, Guadalupe Tilapa, Llano de Nopal, Llano Aguacate, Ñutasani y La Ladera, a causa de la violencia generada por organizaciones y partidos políticos, intolerancia religiosa y grupos armados.

Antes de salir, los indígenas triquis fueron a despedirse de sus muertos, Jaime Ramírez, Joaquín González y Eulogio López, enterrados en un camposanto sobre una loma. Las familias desplazadas se instalarán en forma temporal en una casa rentada ex profeso por el gobierno estatal.

(La Jornada, 4 de agosto de 2012)

Timoteo Alejandro Ramírez y eso que nombraron la autonomía triqui

Armando Martínez Rosales

timo2-e1337561307357.jpg

El recuerdo de sus palabras y sus obras se encuentra vigente, vivo entre quienes lo conocieron de cerca, entre quienes lo vieron crecer en su comunidad natal de Naj’a (Yosoyuxi), Copala, Oaxaca: “Organizados podemos hacer muchas cosas, sin la intervención del gobierno, ni de los partidos políticos. Si nuestros abuelos, hace muchos años, cuando no había carreteras ni escuelas, podían vivir y hacer crecer la comunidad, ¿por qué no lo podemos hacer ahora?”. Ese era el profundo pensamiento de Timoteo Alejandro, a quien cariñosamente recuerdan como don Timo, uno de los líderes triquis más importantes de la historia de este pueblo indígena, según testimonios de desplazados y desplazadas del Municipio Autónomo de San Juan Copala (MASJC).

Los sobrevivientes a la violencia estatal y paramilitar de la región triqui narran como el liderazgo de don Timoteo surgió a muy temprana edad, cuando entró al albergue escolar de Yosoyuxi y empezó a notar algunas reglas injustas en la organización propuesta por los profesores encargados de la administración del lugar. “Habrá tenido entre siete u ocho años cuando empezó a organizar a sus compañeros para cambiar esas reglas, porque los maestros mandaban a los niños chiquitos a traer leña y los paraban muy temprano. A las niñas también las paraban muy temprano para que llevaran el nixtamal al molino y pues muchas veces se caían o tiraban el nixtamal porque estaba muy oscuro todavía. Él no estaba de acuerdo en que mandaran a los más chiquitos, entonces organizó a los chavos mas grandecitos y a las chavas más grandecitas, para que fueran a hacer esas actividades, porque a los más niños no había que tratarlos así”. Por aquellos años la escuela primaria de Yosoyuxi sólo ofrecía estudios hasta el tercer grado, y por tal motivo, don Timo terminó su primaria en la escuela “Renovación” de San Juan Copala.

Posteriormente se casó y regresó a vivir a su pueblo, donde comenzó a vislumbrarse su capacidad de organización comunitaria. Ya casado fue encargado del patronato del albergue de Yosoyuxi y empezó a trabajar en conjunto con los niños, los profesores y las familias triquis de su comunidad. Todos reconocían su trabajo y lo respetaban: niños, adultos y viejitos. Su compromiso y carisma lo llevaron inmediatamente a asumir el cargo de Agente Municipal. Fue así, trabajando y organizando a los suyos, como se ganó el respeto y el título de líder moral y poco a poco lo fueron reconociendo en otras comunidades de la Triqui Baja. Uno de sus principales logros políticos, al lado de otros líderes reconocidos como el profesor Paulino Martínez Delia (+) y Don Enrique Acevedo, fue la creación del Movimiento de Unificación y Lucha Triqui (MULT) en 1981.

Don Timo vivió en carne propia la represión. Siendo niño quedó huérfano de padre cuando lo asesinaron los caciques priistas que operaban en Juxtlahuaca, Tlaxiaco y Putla. Este acontecimiento, reflexionan sus compañeros de lucha, tal vez le permitió forjar su carácter y madurar tempranamente, así como enfrentar las injusticias. Uno de los momentos más difíciles de su vida fue la pérdida de su hijo en una emboscada en el camino a Guadalupe Tilapa, cuando viajaba en un coche luego de que acababa de regresar de Estados Unidos. Lo que más lo entristeció fue que las balas que asesinaron a su hijo en realidad querían apagar la voz disidente del propio Timoteo. Este incidente lo obligó a hacer público su deslinde del MULT-PUP. A pesar de ello, Don Timo siempre fue muy positivo, daba ideas y nunca buscó la venganza, al contrario, decía que tenía que perdonar, de lo contrario, el baño de sangre entre hermanos triquis nunca acabaría.

En alguna ocasión, don Timoteo Alejandro nos comentó que nunca pensó en ser líder. Desde muy joven, recordó, acudía a las asambleas sin tomar la palabra, sino apropiándose de la palabra de los mayores y todo lo que aprendió fue gracias a la disposición de acompañar, escuchar y respetar a los fundadores del MULT. También platicó como los líderes políticos de Juxtlahuaca, que miraban su temprano liderazgo, no escatimaron en ofrecerle dinero o puestos políticos: “un día llegó el presidente de Juxtlahuaca a mi casa, le ofrecí un refresco y me dijo- está muy pobre tu casa y tu tienda se ve muy vacía, ¿a poco no te gustaría una casa de dos pisos y tener una tienda bien surtida? Yo te puedo ayudar si te unes conmigo-. Esto fue durante unas elecciones estatales. Le contesté,-pero ‘mano’, ¿cómo quieres que haga eso? Yo no soy solo, que va pasar con la tranquilidad de mi pueblo, yo no puedo traicionarlos, yo no quiero eso-.”

Sobre el proceso de autonomía en la región, sumando a las comunidades de Yosoyuxi, Paraje Pérez, San Juan Copala, Agua Fría, Santa Cruz Tilapa y Guadalupe Tilapa para conformar el MASJC, Timoteo Alejandro no fue quien propuso textualmente la autonomía, pero en los hechos siempre trabajó por construir la organización y unión comunitaria de los barrios triquis a partir de la recuperación de los conocimientos heredados de los anachi’a y atachi’a (ancianos y ancianas de las comunidades):“A él nadie le dijo como hacer lo de la autonomía, él proponía que se debía trabajar como lo hacían los abuelitos anteriormente y reflexionaba cómo nuestros abuelitos sin saber leer y sin estudios podían vivir bien sembrando por ellos mismos su maíz, comiendo quelites, haciendo trabajo comunitario, asumiendo cargos y respetando las asambleas. Todo lo hacían por ellos mismos y para su pueblo. Esa era su idea, que nosotros mismos podemos trabajar para nosotros mismos y construir muchas cosas. Nadie nos debe pagar para hacer el bien por nuestra comunidad. Fueron los más jóvenes, o los que tenían más estudio que le nombraron a eso: autonomía.”

El tiempo y los hechos han puesto en su justa dimensión la visión que tuvo Timoteo Alejandro para agrupar a las comunidades triquis en el MULT-Independiente, pues, como denuncian los desplazados del MASJC, actualmente Rufino Merino Zaragoza, utiliza nuevamente su posición frente al MULT para ser candidato plurinominal a diputado federal por el partido Movimiento Ciudadano, que forma parte del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA).

El 20 de mayo de 2010, unos supuestos proveedores de mercancías llegaron a la puerta de su tienda y lo asesinaron junto con su esposa, a sangre fría frente a sus hijos e hijas. Nadie entre los triquis cree la versión oficial que inventó una supuesta afrenta personal como móvil de su asesinato que sigue, después de dos años, impune. Quienes estuvieron detrás del meticuloso asesinato, sabían quién fue don Timo: “Él era muy diferente a todos. En el pueblo la mayoría son machistas y no quieren la opinión de las mujeres, no quieren que participen…En cambió él no, a él le interesa que participen hombres, mujeres, viejitos y niños, para él todos somos iguales y todos valemos. Él no resolvía los problemas imponiendo multas sino hablando con las familias.”

El dolor es grande, coinciden mujeres y hombres, jóvenes y ancianos triquis. La mayoría de los testimonios hablan de don Timoteo Alejandro Ramírez como un gran hombre que tuvo amigos en todas las comunidades de la Región Triqui Baja. El pensamiento de él no morirá mientras sigan luchando por los ideales que Timo tenía, por eso que otros han nombrado la autonomía Triqui.

(Desinformémonos, núm . 41, mayo de 2012)

Modelo alternativo de asociación

Rosa Rojas

generadores.electricos.jpg

Ixtepec, Oax. Otro modelo para el manejo de parques eólicos parece gestarse en esta ciudad de cerca de 24 mil habitantes, donde la comunidad indígena del mismo nombre y la Fundación Yansa (FY) están en tratos desde hace casi tres años para la construcción de un parque eólico comunitario (PEC).

Para ello se crearía una compañía de interés comunitario en la que los beneficios se repartirían al 50 por ciento, a diferencia del 1.5 por ciento de las ganancias que ofrecen las trasnacionales eoloeléctricas que operan en el resto del istmo de Tehuantepec. Se espera que el PEC, tras pagar la parte correspondiente de los créditos, produzca ingresos de entre 25 y 40 millones de pesos al año para cada uno de los socios.

El PEC generaría 100 megavatios (MW) y se desarrollaría en una extensión de 700 hectáreas. La comunidad de Ixtepec (CI) –15 kilómetros al norte de Juchitán– y la FY formarían una asociación civil como socios a partes iguales. La CI aporta el uso de las tierras y la FY el acceso al financiamiento, tecnología, construcción y gestión del PEC.

Así lo informaron el presidente y el secretario del comisariado de bienes comunales, Baldomero Rosado y Servando Vázquez, respectivamente, y el comunero Vicente Vázquez García, detallando que en asamblea comunitaria realizada el pasado 23 de octubre se aprobó la asociación con FY.

El director ejecutivo de The Yansa Group, Sergio Oceransky, comentó que la electricidad generada en el PEC se vendería a la Comisión Federal de Electricidad. Para ello se participará en la licitación 2012 que realizará la paraestatal.

(La Jornada, 25 de marzo de 2012)

Comunidades de Oaxaca viven un drama por hablar sólo en mazateco

Karina Avilés

mazatecos.jpg

Agua Murciélago, San José Tenango, Oax. Al cabo de muchas horas, en una cordillera verdosa, donde las nubes, espuma del cielo, están a ras de la tierra, se desciende a la casita de palma y madera de una anciana. Está en el mundo sin tiempo, sin alfabeto, sin castilla, se dice en su lengua. Reconoce el ruido que dice su nombre, pero no lo sabe pronunciar. Se llama María Florencia.

Como ella, 980 mil 894 ciudadanos no hablan español en territorio mexicano. Proceden de los pobladores originarios, pero sobreviven “apartados” en su propia tierra. El viaje más largo que han realizado muchos de ellos es adonde terminan las veredas de sus montañas, de sus aldeas, y empieza el asfalto. Ahí se yergue un muro invisible que les dice: No hay paso.

Del otro lado está el mundo en castellano: las conversaciones que los segregan al no poder ser parte de ellas, los letreros que no entienden, las oficinas de trámites donde les cambian de nombre, las preguntas que siempre se quedan en sus labios porque nunca tendrán respuesta en sus lenguas, la posibilidad de extraviarse, como les suele ocurrir, y el consabido abuso, la humillación, la burla.

“Me siento con los ojos cerrados”, dice apagada Jovita Ángela. “Siento como si no fuera un ser humano, siento que no existo en la vida”, expresa en su lengua materna. Sentada en una vieja tabla, con el bebé en brazos chorreando de mocos, se le miran las ganas de decir…

Es la sierra Mazateca, la cañada, la parte baja, a la que se llega a través de un paraíso frutal y vegetal de naranjos, guayabos, cafetales, árboles de achiote con brazos de los que emergen frutos, como si fueran estrellas rojas, sorprendentemente rojizas, astros que se convierten en la tinta de los niños de esta región, porque aquí no tienen para colores.

Aquí, en el municipio de San José Tenango, con un índice de desarrollo humano similar al de Camboya y menor que el de la república del Congo, en África –de acuerdo con el Índice de desarrollo humano municipal en México 2000-2005, del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD)–, la sensación constante de aislamiento se completa con el vacío material y de bienestar.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) señala que en México hay 6 millones 695 mil 228 hablantes de lengua indígena, de los cuales casi un millón son monolingües.

El 9 de noviembre de 2011, a las 13:30 horas, llegaron los primeros postes de luz en la historia de Sitio Iglesia, en esta sierra.

Según el índice de rezago social del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), la comunidad tiene una población total de 164 habitantes, de los cuales 87 por ciento no completaron la educación básica, 97.5 por ciento no disponen de agua entubada y todas sus viviendas son de piso de tierra.

Según la realidad, 100 por ciento usan velas y los alimentos se reducen a yerbamora, quelites y frijoles. A los niños les da seguido diarrea y vómito porque toman agua de pozo sin hervir y, aunque la mayoría de pequeños están en la escuela, no todos asisten porque los varones se van a recolectar leños y las mujeres a moler nixtamal y echar las tortillas.

Desde arriba, cercado por naranjos y las gigantescas manos de los plátanos, Sitio Iglesia se ve así: una cancha de basquetbol en lo más hondo, en torno a la cual hay 10 casitas de piedra y madera que, en su mayoría, conforman el punto de reunión de las actividades. Una es para que se bañen los maestros, otra para que se duerman, pero las tablas y la palma se vinieron abajo y ya no sirve. Luego sigue el tercer año de primaria, el primero –grupos A y B– y, después, el segundo año. El quinto está en una casita de arriba, en el monte, y el cuarto y sexto también.

A las puertas de la comunidad está la telesecundaria. El segundo año se improvisó en el mercado, un pequeño galerón, donde no hay venta. A los chicos de primero y a la “dirección” de la escuela los metieron en la oficina de la agencia municipal, que a su vez sirve para almacenar un cerro de mazorcas. Lo inexplicable es que los estudiantes tienen televisor, pero sin luz.

Detrás de uno de los últimos escritorios que llegaron a Sitio Iglesia, con fecha 10 de marzo de 1971, perteneciente al agente García Daewoo –de acuerdo con la inscripción en la madera–, el joven director Pedro Castro comenta que los únicos libros que les llegan están en español y los alumnos no lo hablan. “Y si hablan, se burlan entre ellos mismos porque lo hacen mal.” No entienden español y no saben expresarse, opina. Y los profesores tampoco hablan mazateco y no saben cómo explicarles.

Los maestros relatan que adecuan los planes y programas de estudio para enseñarles español y operaciones aritméticas, a un nivel equivalente a lo que aprende un niño de tercero o cuarto de primaria.

A esa hora, cuando unos hombres dejaron los postes en el pueblo, extrañamente nadie pareció inmutarse. Los niños y adolescentes continuaron en las clases, las señoras al frente de la casa y de sus hijos, como Jovita Ángela, quien, a lo lejos, mira la pesada carga y continúa su relato en mazateco:

“Antes, los maestros llegaban de casa en casa a inscribir a los niños, pero mis papás nos decían que nos escondiéramos con tal de no ir a la escuela. Y nos obligaron a escondernos. Ninguno fue, a ningún año; ninguno de los ocho.”

Apenas se hizo señorita, sus padres se la vendieron a don Severo. Ella no sabe cuánto pagó el ahora difunto. En vida, el hombre la golpeaba y golpeaba porque pensaba que Jovita Ángela era “histérica (estéril)”, cuestión que la realidad se encargó de desmentir porque le dejó cuatro hijos. Al nacimiento del primero, dice la mujer, tuvo “algo” por qué luchar.

Ahora tiene cinco niños más con su nuevo marido. Una de sus angustias mayores ocurre cada mes, sin falta, en las pláticas a las que las mazatecas están obligadas a asistir a cambio de recibir el apoyo de Oportunidades. Verónica Fabiola Aguilar y Matilde Carrera, las pocas que hablan español, de un total de 80 mujeres en la comunidad, hacen llorar a las que no hablan.

En las reuniones, Verónica y Matilde hacen las preguntas en español para que ninguna de las alumnas responda. Así, les imponen el castigo: una falta, que, en esta sierra, es lo peor que puede pasar porque significa que no les llegará su dinero. Si llegan tarde, las dos mujeres las encierran; si se retrasan apenas unos segundos, las engañan con que el tema del día –higiene, ahorro familiar, salud y otros– ya concluyó y, por tanto, tienen que ser sancionadas con la inasistencia.

Jovita Ángela no puede descifrar los signos del libro de Oportunidades y, por lo mismo, no puede hacer los ejercicios indicados por el texto, ni ayudar a sus hijos más pequeños en sus tareas, ni dibujar, trazar, y tampoco “puedo ir a conocer México”, le dicen sus pensamientos.

Tras dejar la carga en la tierra, los hombres de la empresa Construcciones, Obras y Mantenimiento del Valle –intermediaria de la Comisión Federal de Electricidad (CFE)– advierten a los indígenas que si quieren luz deben cargar los postes hasta los montes y colocar uno cada 200 metros y cada tercer día. Cada poste requiere de 80 hombres. El peso por unidad: mil 500 kilos.

Todavía no les conectan la luz. Entre las montañas se escucha un sonido que se difumina en el aire con altavoz: “Televisa y Azteca por 169 pesos al mes”.

Hacia Cañada de Mamey

A pie, con la carga de leños en la cabeza, Raúl Martínez va de subida a su comunidad, que, como el resto, toma su identidad de la tierra, el agua y otro elemento que la distinga por lo que en ella brota, en este caso el árbol de mamey.

–¿Y su segundo apellido?

–Mis finados papás eran unos borrachitos y no me lo pusieron. Cuando me fueron a registrar estaban tomados y nada más tengo uno.

–¿Cuántos hijos tiene?

–Dos hombres y tres mujeres. El primerizo murió, el tercero murió, no sé, de alguna enfermedad, parásito. Vomitó, vomitó y vomitó. Aunque ya estaba muerto, siguió vomitando, salió una bolota de parásito en su boca. El primerizo duró cinco días nomás, mi mujer iba por agua hasta allá arriba, a Agua Caballero, iba de noche. Embarazada, ella cayó de frente…

–¿En qué trabaja?

–Limpio cafetal. Antes pagaban 10, 15 pesos, por tarea de 12 por 12 brazadas.

–¿Ha sufrido por no saber español?

–Me perdí hace 40, 35 años. La primera vez que fui a Orizaba fui acompañado y la segunda vez fui solito, pero nomás estuve memorizando los lugares por donde tenía que pasar para no preguntarle a nadie y no perderme.

–¿Y se perdió?

–Sí. Trabajé en una cremería en Orizaba, iba a llevar pedido, chorizo, a Río Blanco. Mi patrón me mandó buscar y sí me encontró.

–¿Ha vuelto a salir?

–Ya no. Hasta ahí llegué.

Agua Murciélago

Agua Murciélago “no está” en ninguna parte. Se mira, al norte, un monte. Al sur, otro. Se voltea hacia todos lados y no hay nada. Ahí es Agua Murciélago.

Aquí vive la anciana que no sabe pronunciar su nombre. Lo tiene bien guardado en una bolsita de plástico. Con cierto alivio, saca de entre varios papeles importantes una credencial de elector que enseña a los demás para que sepan cómo se llama y cuántos años tiene.

María Florencia Juárez Basilio es el nombre extraviado en su garganta. Monolingüe en mazateco, analfabeta, indígena y pobre. No sabe dónde nació. Su identificación dice que en Agua Fuerte, pero su cartilla de salud contradice tal información e indica que es de Pozo de Águila, lugar en el que los nichos de agua se pierden en la tierra como si fueran raíces.

Hasta allá arriba, en Puerto Buenavista, como a dos horas a pie, vende guasmole, fruto más grande que una nuez, negro cuando ya se puede comer, y rojo antes de que madure. Cada lata de guasmole la ofrece a 13 pesos. Sólo cuando es la temporada. Allá en Puerto Buenavista, la anciana mira cómo alumbran los focos. “Yo nunca he tenido luz en mi vida y no sé si algún día voy a poder disfrutarla”, retumba su voz.

Dice que le da un poco de tristeza no hablar español, que sus padres no la mandaron a la escuela, que sólo fue pensando, conforme su cuerpo se hacía grande, en traer agua del pozo, echar la tortilla, barrer la tierra, secar café; dice que bien sabe que nunca ha tenido nada y nunca lo tendrá.

Una de las últimas promesas que tuvieron en este horizonte mazateco fue que con la construcción de la presa Miguel Alemán (1948-1954) –la cual desplazó a 22 mil hombres, mujeres y niños de sus tierras– la riqueza de este lugar bajaría a sus manos y, al fin, los indios tendrían mejor calidad de vida.

María Florencia se sigue alumbrando con una lata abollada, con un trapito como si fuera mecha, sujeto por una corcholata. La anciana dice que no alcanza a imaginar cómo es la vida en español.

(La Jornada, 28 de febrero de 2012)

"Hartos de abusos y amenazas", comuneros oaxaqueños buscan anular contratos con Demex

Rosa Rojas

energia-eolica.jpg

Unión Hidalgo, Oax. “Nosotros primero queríamos negociar con la empresa Demex mejores condiciones de contrato, pero ahora lo que queremos es anularlo, salirnos, no queremos nada con ellos” ni con la construcción del parque eólico Piedra Larga (PEPL), comentó una decena de posesionarios de predios comunales de este poblado, ubicado a unos 20 kilómetros de Juchitán.

Señalaron que están hartos de “la prepotencia, agresiones y amenazas” de la filial mexicana de la trasnacional española Renovalia Energy, a la que arrendaron sus tierras. Por pretender anular dicho contrato y tratar de impedir que sigan los trabajos, Demex los demandó por despojo.

Durante un recorrido por sus tierras, Guadalupe Rodríguez, Jesús Aquino, Juan Regalado, Míriam Zárate, Esteban y Roberto López Sánchez, entre otros, explicaron que la empresa ofreció que al cabo de un año se revisaría el contrato, pero no cumplió. “Nos dimos cuenta de que nos pagaban un peso por metro cuadrado de afectación (daños en el terreno por las obras), cuando en La Venta les pagan 10. Hablamos con Demex y lo más que ofrecía eran ocho pesos”.

Además, afirmó Regalado, averiguaron que en España a los propietarios de terrenos “les están pagando 6 por ciento de la producción bruta, y acá ofrecen 1.5 por ciento”.

El PEPL, que construye en este poblado Desarrollos Eólicos, SA de CV, comprende en su primera fase la instalación de 45 aerogeneradores de 100 metros de altura, y 68 en la segunda, con una potencia de dos megavatios cada uno, con una inversión de aproximadamente 405 millones de dólares. Con un factor de planta de 0.45, se calcula que cada molino de viento produciría un ingreso estimado de 15.5 millones de pesos al año, afirmó Aquino.

Así, estimó, la primera fase del proyecto producirá unos 697.5 millones de pesos anualmente, y ya con la segunda funcionando la cifra ascendería a alrededor de mil 751.5 millones de pesos anuales.

Comentó que Piedra Larga abastecerá 18 plantas productivas y otros centros de operación del grupo Bimbo, el cual informó que con ello se evitará liberar a la atmósfera 250 mil toneladas de bióxido de carbono al año (CO2), lo que se paga en los mercados de carbono a entre 20 y 25 euros la tonelada, es decir, que habría una ganancia extra de 5 a 6.25 millones de euros para Bimbo-Demex.

Aquino mencionó algunas de las afectaciones que le ha ocasionado Demex: por la construcción de un camino que obstruyó el paso de la corriente de agua se le inundaron 1.5 hectáreas, con lo que se pudrieron 235 postes de madera y 125 arbolitos de cedro; su pozo rústico se inundó de lodo; le destruyeron mil 100 metros de alambre de púas. Nunca obtuvo respuesta a la demanda de pago por estos daños, afirmó.

Otras personas señalaron que con esos contratos prácticamente han perdido su tierra y que muchos de los ejidatarios y comuneros involucrados obtienen ingresos incluso inferiores a los que percibían con la siembra de sorgo, maíz y/o la ganadería.

Por ahora, los más afectados son Míriam Zarate y su esposo, Omar Pineda, en cuyas tierras ya están casi terminadas las bases de dos aerogeneradores, con un diámetro –indicaron– de unos 30 metros y unos 40 de profundidad. También en su tierra, Demex desvió el cauce del río Espíritu Santo para construir un puente. “Tiraron 200 árboles de guanacastle de la cortina cortavientos que protegía el sorgo y rompieron 300 metros de alambre”, denunció Pineda.

Durante el recorrido nos cruzamos con trabajadores y/o contratistas de Demex. Hubo un momento en que un hombre gritó algo en zapoteco a unos trabajadores: “dice que nos paren”, se alarmaron las mujeres. El hombre sacó una cámara fotográfica y nos tomó fotos, pero el incidente no pasó a mayores.

La alarma era justificada. El 21 de octubre pasado, como se denunció en su momento, trabajadores de Demex, dirigidos por Jaime de la Cruz Gómez y Juan Wendolain, “actuando como portavoces de Demex” amenazaron de muerte a los propietarios y a las defensoras de derechos humanos, integrantes de la Asamblea de los Pueblos Indígenas del Istmo de Tehuantepec en Defensa de la Tierra y el Territorio (Apiitdtt), Bettina Cruz y Maribel González, si no los dejaban entrar a las tierras arrendadas por Demex. En el lugar estaban representantes de Gamesa y otras empresas eólicas, así como el notario público 41 de Juchitán, “y ninguno hizo nada para detener las amenazas”, destacó González.

Posteriormente –el 28 de octubre–, 20 de los propietarios e integrantes de la Apiitdtt fueron desalojados a patadas y golpes –con la cacha de su pistola– por Ventura Ordaz Santiago, “cacique de La Venta”, y una cincuentena de hombres armados con machetes y armas de fuego, de la carretera Panamericana –donde repartían volantes para informar a la comunidad de la problemática del PEPL. Los manifestantes escaparon y a los 15 minutos se reportó que uno de los agresores había muerto, aparentemente de un disparo.

De ese deceso “han acusado falsamente” a Juan Regalado y a Rodrigo Flores, este último miembro de la Apiitdtt y de la comisión política de la sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, “quien se encontraba en la ciudad de Oaxaca, lejos del lugar de los hechos”.

Regalado explicó que en la fase I del PEPL, los 31 inconformes que quieren anular el contrato con Demex poseen 460 de las 800 hectáreas que abarcaría. De la segunda fase hay 25 ejidatarios inconformes, que poseen 450 hectáreas de un total de 900 contratadas, afirmó.

Por las agresiones a los activistas de Unión Hidalgo y la Apiitdtt, incluso Amnistía Internacional solicitó a los gobiernos federal y de Oaxaca que se les otorgue protección adecuada, instándolos a garantizar que se obtendrá el consentimiento libre, previo e informado de las comunidades indígenas, basado en información fiable y exacta sobre el impacto del proyecto.

Pues que sigan los cauces legales, dice representante de la empresa

Entrevistado vía telefónica sobre la posibilidad de anulación de los contratos de los propietarios inconformes con dicho proyecto eólico, Fernando Ballester, director de Demex, dijo que “siempre cabe una posible terminación”, porque tampoco van a hacer un proyecto con gente que no lo quiere, pero “para que se dé nulidad legalmente, el contrato debe ser nulo, lo cual creo que no corresponde a la realidad”.

Respecto de los alegatos de que la nulidad debe darse porque no hubo consulta previa en términos del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, contestó: “creo que no es así, pero en cualquier caso, si esta gente opina que el contrato debe ser nulo por esas causas, pues no tenemos más que decirles que se sigan los cauces legales establecidos…”

Sobre el monto de los pagos, dijo que Demex está pagando en forma muy similar a otras empresas, y aun así, “de 70 propietarios, tenemos como 65 en favor; estamos hablando de sólo cinco o seis personas inconformes que luego dicen hablar en nombre de otras tantas que cuando se dirigen a nosotros lo que nos dicen es que sí quieren estar en el proyecto”.

Subrayó que “donde ya está prácticamente acabada la parte de obra civil y hay una inversión muy fuerte ya hecha, eso no lo podemos deshacer ni podemos dejar de tenerlo incluido en la obra…”, y que se ha estado buscando dialogar con los inconformes por conducto del gobierno oaxaqueño.

Sobre la acusación de que Demex contrató golpeadores, Ballester aseveró que “es totalmente falso; la empresa lo desmiente categóricamente, no son más que afirmaciones sin ningún fundamento, ni prueba ni hecho que lo evidencie (…) me parecen gratuitas, arbitrarias y tendenciosas estas afirmaciones”.

(La Jornada, 15 de enero de 2012)

Calpulalpam, un volcán latente contra las mineras

Raymundo Cruz Miguel

San Mateo Capulalpam, Oaxaca. Enclavada en la sierra zapoteca de Oaxaca, San Mateo Calpulalpan se ubica al noreste de la capital; a una distancia aproximada de 72 kilómetros, viajando por la carretera federal Oaxaca-Tuxtepec, con una ligera desviación en la comunidad de Ixtlán de Juárez. Sus orígenes se remontan a la época prehispánica, pues según la memoria que sobrevive en la tradición oral, este pueblo se fundó por migrantes procedentes del valle de Oaxaca a principios del segundo milenio, después de Cristo. Los ancianos cuentan que su nombre se debe a que en esta tierra abundan los capulines y que tal denominación proviene del Náhuatl cuya traducción sería “Tierra del Árbol de Capulín”. Aunque antes se hablaba la lengua zapoteca, en la actualidad sólo algunos ancianos conocen este idioma y los jóvenes parecen nostálgicos por la pérdida de un elemento primordial de su sentido de pertenencia zapoteco. Sin embargo, la comunidad tiene un fuerte arraigo en las tradiciones originarias de los ancestros. Su orgullo histórico reside en un personaje que al lado del Benito Juárez García y Marcos Pérez de Teococuilo, formaron la trilogía serrana para entregarse a la lucha por la causa liberal en el siglo XIX.

Esta comunidad adquirió importancia para los colonizadores a finales del siglo XVIII, ya que en ésta época se descubrieron grandes yacimientos de metales preciosos en su territorio comunal. A partir de entonces a Capulalpam se le identifica como un pueblo minero, a pesar de no haberse visto directamente beneficiado por la extracción de los minerales, más que como proveedor de mano de obra barata a la compañía minera de la Natividad. Transcurrió el tiempo, y durante doscientos años se ha explotado la riqueza que yace en el subsuelo de esta ancestral comunidad. En todo ese tiempo, la gente no se preocupó por las consecuencias de la minería en el medio ambiente y en la salud de la población.

Javier Cosmes Pérez, Presidente del Consejo de Caracterizados, comenta que “la minería tuvo su auge, los trabajadores ganaron fuerza y se afiliaron a la CTM. Aquí hubo tres secciones de sindicatos mineros; la 139 en Xiacuí, la 115 en Natividad y la 138 en Capulalpam. La minería atrajo mano de obra de los pueblos de la región y como resultado de esto se fundó la Natividad; un núcleo poblacional establecido en tierra comunales de Capulalpam de Méndez. Después se fue para abajo la producción minera y desaparecieron los sindicatos”. Al respecto, Francisco García López; un integrante de la Comisión de Investigación sobre la Minería, relata que “a finales de los ochentas del siglo pasado la mina cierra sus operaciones y despide a todos sus trabajadores; la causa fue que se perdió la beta. Pero en 1993 llegó a Capulalpam una empresa estadunidense que se llama Asarco, a realizar unos estudios. Nunca se supo qué pasó con esos estudios y resulta que en el año 2000 aparece una empresa canadiense que se llama Continuum Resources, que se asocia con la empresa minera la Natividad y solicitan permiso para hacer más estudios; ellos habían comprado la información que recogió la empresa anterior. Resulta que la beta que se terminó en la mina de la Natividad se movió y se fue hacia la superficie, entonces descubrieron que hay gran cantidad de oro y plata en esa zona; sus cálculos estiman alrededor de 4.5 gramos por tonelada y su propuesta de trabajo fue la explotación a cielo abierto”.

La asamblea comunitaria rechazó rotundamente ese planteamiento y a partir de entonces salieron a relucir los daños que a lo largo de dos siglos había ocasionado la actividad minera, como por ejemplo la desaparición de manantiales que abastecían de agua a la comunidad. Por tal motivo, Capulalpam interpuso una demanda ante la Profepa, por los daños al medio ambiente originados por la minera, y este organismo detectó afectaciones graves como la contaminación al agua, a la tierra y al aire; impuso una multa de un millón de pesos a la compañía y la clausuró temporalmente, pero la mina siguió trabajando; por eso Capulalpam tuvo que movilizarse. Una de las medidas fue bloquear el monumento a Juárez en la ciudad de Oaxaca, con el propósito de presionar a las autoridades correspondientes para que tomaran cartas en el asunto. También se han hecho foros regionales, estatales, nacionales e internacionales para informar a la sociedad civil sobre la situación que priva en Capulalpam de Méndez, además de solidarizarse con otros pueblos que padecen la misma problemática y así constituir una red de defensa y protección de los recursos naturales.

Punto de acuerdo

El movimiento de rechazo a la explotación minera en Capulalpam ha cosechado un fruto muy importante pero que no deja de mantener en cautela a la población, porque si bien constituye un acto significativo, no concreta la solicitud de que se revoquen las concesiones mineras en la Sierra Norte de Oaxaca; es apenas un indicio de solidaridad por parte de un sector de la clase política mexicana.

El presidente municipal de Capulalpam de Méndez, Néstor Baltazar Hernández Bautista, anunció un punto de acuerdo cuyo aspecto más trascendental es que “la comisión permanente del Congreso de la Unión exhorta al titular de la Secretaría de Economía para que […] remita a las Cámaras del Congreso de la Unión, un informe sobre las concesiones mineras otorgadas a las empresas Compañía Minera de la Natividad y Anexas,Sundance, Continuum Resources y Fausto Calvo Sumano, en tierras comunales de Capulalpam de Méndez, Oaxaca y a los titulares de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales y de la Comisión Nacional del Agua; además de un informe sobre el derrumbe de las presas de jales, cuyos deshechos contaminan las aguas del río Capulalpam; así como a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente con respecto a las investigaciones en un curso a propósito del presente asunto.

Lo anterior es de mucha relevancia ya que representa un logro único en la materia, es resultado de una lucha de casi diez años que ha emprendido la comunidad de Capulalpam de Méndez. Sin embargo, los serranos manifestaron su desconfianza ante la respuesta del legislativo. Al respecto, el antropólogo Jaime Martínez Luna expresó que “no podemos dormirnos en nuestros laureles, no hay que irnos con la finta; lo que se plantea es discurso. Los serranos no estamos dormidos en ninguna dimensión, lo que queremos es respeto, los serranos no nos chupamos el dedo.”. Uno más de los participantes, Eleazar Pérez Cosmes, alcalde de Capulalpam, señala: “los serranos somos gente inteligente, somos gente razonable y nos apegamos al derecho; ¿por qué pues no se apegan al derecho los que vienen a tratar de despojarnos lo que por derecho nos corresponde?”.

Los presidentes municipales de San Juan Chicomezúchitl y Santa Catarina Lachataocoinciden coincidieron en la necesidad de hacer un frente común para luchar por la revocación de las concesiones mineras hechas en sus territorios; ambos afirmaron que sus pueblos rechazan la minería ya que si bien se presume que ella constituye una fuente primordial para el desarrollo de los pueblos, a más de dos siglos de explotación minera no se ha dado un progreso real en las comunidades de la región; siempre han sido las grandes empresas las que generan múltiples ganancias y los pueblos siempre pagan los platos rotos.

Sesión informativa radiofónica

Para seguir difundiendo el punto de acuerdo y para informar a la población sobre las actividades que se están y estarán llevando a cabo en la lucha contra la minería, se realizó en la sala de juntas de Guelatao de Juárez, una sesión informativa el pasado diez de septiembre; la cual fue transmitida en vivo por Estéreo Comunal, una radio comunitaria que existe en la región desde hace varios años

El presidente de Capulalpam mencionó la importancia de la Comunalidad en la lucha que han sostenido los pueblos de la Sierra a lo largo de su historia; citó un movimiento que se dio en los 80′s para recuperar grandes extensiones de bosque que habían sido concesionadas a la Fábrica Papelera de Tuxtepec. De esa manera instó a la gente a hacer consciencia sobre los problemas que implica la explotación minera. Por su parte, el presidente del Comisariado de Capulalpam comentó la situación que se vive en la región con respecto a la contaminación derivada de las actividades mineras: “El río grande es el que está muy contaminado ahorita. Según estudios de la Universidad de Vermont, el agua contiene un alto nivel de plomo y arsénico; esto hace que el vital líquido no sea apto para el consumo humano. También han desaparecido 13 manantiales que suministraban a la comunidad. Otro aspecto importante es que los proyectos mineros van encaminados a la cuenca de la Y, y que es el mayor afluente de nuestra comunidad. Esa es la razón de nuestra lucha en Capulalpam”.

Sergio Hernández Cruz, presidente municipal de Santa Catarina Lachatao, señala que “la minería nos ha dado problemas serios en las actividades productivas y sobre todo efectos en la salud de la población, además de problemáticas en el tejido social, lo cual ha generado una serie de secuelas que afectan el desarrollo de nuestras comunidades. En esta problemática estamos inmersos todos, no es únicamente de Capulalpam o de Lachatao, es de toda nuestra región”. En esta sesión informativa también se contó con la presencia de Pedro Arreortúa Méndez, presidente del Consejo de Vigilancia de Capulalpam de Méndez, quien sostiene que el proyecto que las empresas mineras quieren implementar en Capulalpam es inadmisible: “nosotros nos negamos rotundamente a que se haga la explotación en nuestro territorio; decimos NO a la minería”.

La minera Sundance tiene concesionadas en el territorio de los pueblos mancomunados 6 mil400 hectáreas que son depósito de minerales, localizados en la zona poblada de Lachatao. La empresa prevé un potencial de varios millones de oro que se extraerán a tajo abierto, esto implica un grave deterioro ecológico pues además se utilizará el agua para la separación de los metales. Entre el 2002 y 2009, más de 50 mil concesiones mineras fueron otorgadas en la Sierra Juárez, específicamente en la parte zapoteca y la región mixe. Algunas comunidades afectadas son Ixtlán de Juárez, que tiene casi 5 mil hectáreas concesionadas para explotación, concesiones que empiezan en el 2006 y terminan en el 2056; Capulalpam, cerca de cuatro mil hectáreas; San Juan Tabaa alrededor de 300 hectáreas. Otras comunidades concesionadas sin haber sido consultadas, tal como lo establece el convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, son, entre otras: San Francisco Cajonos, Xochixtepec, San Miguel Amatlán, Talea de Castro, Tanetze y Solaga. Aparte de la Sundance hay otras empresas que están involucradas, como por ejemplo Continuum Resources, la Compañía Minera de la Natividad y Anexas y el Señor Fausto Calvo Zumano.

En la sesión informativa se recordó a los gobiernos estatal y federal su responsabilidad en el asunto, puesto que la introducción de transnacionales en territorio nacional es un hecho que atenta contra la soberanía del país y del estado, así como también una falta de respeto a la autonomía de los pueblos y comunidades indígenas.

Una reflexión colectiva

En septiembre se realizó una expo sobre la minería, en el marco de la festividad anual que año con año se celebra en la comunidad para rendir culto al Santo Patrón San Mateo Apóstol. Este acontecimiento tuvo como objetivo “hacer una reflexión colectiva acerca de cómo y por qué ha cambiado el medio ambiente de Capulalpam a través de los años”. Los visitantes tuvieron la oportunidad de seguir la situación de la minería a través de fotografías, dibujos, textos testimoniales e históricos y periódicos murales elaborados por niños, jóvenes y comuneros de este pueblo, con la intención de hacer conciencia sobre las consecuencias de la explotación minera y decir a una sola voz: “No a la minería, sí a la vida”.

Las autoridades comunitarias aún tienen planeadas una serie de actividades para que las compañías mineras y el gobierno mexicano reconozcan el reclamo legítimo de la Sierra Juárez. Una de las acciones próximas es el “Primer Foro Regional Informativo sobre Minería y sus Impactos en Comunidades Indígenas Rurales”, cuya pretensión es realizar un intercambio de experiencias entre los pueblos afectados por la minería. Este foro se llevará a cabo el próximo 8 de octubre en la Agencia Municipal de el “El Vergel”, Ejutla de Crespo, Oaxaca.

Capulalpam se declara dispuesta a continuar su lucha por la revocación de las concesiones mineras otorgadas a compañías transnacionales y para ello seguirá movilizándose, pues, como lo manifiesta Néstor Baltazar Hernández Bautista “nosotros sabemos que el sistema mexicano es bastante burocrático, tenemos que gritar una y otra vez para que nos hagan caso. Si supiéramos que las autoridades competentes te hacen caso y actúan como dictan las leyes, esto no sería un tema de tanto ruido. El gobierno oaxaqueño hasta ahorita ha permanecido al margen con el argumento de que eso es de competencia federal. Tenemos que recurrir a diversas formas de presión, a diversas instancias para ganar un poco de atención”.

En Capulalpam aseguran que “es momento de entender que los tiempos han cambiado, ya la naturaleza ha dicho basta y la forma de vida en la región ha cambiado. Si se nos dice que la minería es progreso, nosotros respondemos que no estamos en contra del desarrollo, lo que planteamos es que se exploren otras alternativas de crecimiento económico comunitario”.

La lucha de esta comunidad tiene muchas cosas que enfrentar pues están en juego intereses muy poderosos; pero habría que entender, tal como lo señala la declaración de los pueblos serranos zapotecos y chinantecos de la Sierra Norte de Oaxaca, emitida el 13 de febrero de 1994, con motivo de la insurrección zapatista: “nuestra región se ha comportado hasta este momento muy concertadora con la nación, porque hemos heredado el esfuerzo y la convicción de Benito Juárez. Sin embargo, no se debe olvidar que hemos sido un volcán latente que en cualquier momento puede hacer erupción si no se atienden los viejos rezagos de justicia por los que tantos serranos han dado su vida”.

(Desinformémonos, número 24, octubre de 2011)

La Otra Radio 91.9 FM. Un medio alternativo y combativo en zapoteco

Colectivo Binni Cubi

la.otra.radio.oaxaca.jpg

Unión Hidalgo, Oaxaca. La Otra Radio 91.9 FM es un proyecto alternativo de radio comunitaria, que busca que los contenidos de los programas transmitidos contribuyan al bienestar de la comunidad y cumplan así una función más allá del entretenimiento. Este proyecto surgió por la inquietud del colectivo Binni Cubi de tener un medio de comunicación que apoyara el fortalecimiento de la identidad zapoteca.

La historia de la radio comienza en febrero de 2007, cuando el colectivo fue invitado a participar en la ciudad de Oaxaca a un taller de armado de equipos de radio convocado por el proyecto TUPA, de Estados Unidos. Las primeras pruebas de transmisión se realizaron en julio de 2007, pero sin buenos resultados, debido a que se ocasionaba interferencia con los vecinos, lo que obligó a que se apagara el transmisor.

Las vacaciones se terminaron y muchos de los compañeros del colectivo tuvieron que regresar a las ciudades donde se encontraban estudiando. Fue hasta julio de 2008 cuando nos animamos a encender otra vez la radio, y aunque ya no teníamos interferencia, sólo nos encontramos por un breve tiempo en la comunidad por lo que el transmisor se volvió a apagar. En el breve lapso de tiempo que transmitimos desarrollamos un programa de entrevistas a las personas de la comunidad. Una de las personas entrevistadas nos preguntaba si transmitiríamos por mucho tiempo, porque parecía evidente que dejaríamos el pueblo por cuestiones de estudio. Por lo que le planteamos que una persona de la comunidad adoptara el transmisor en su casa y, así, la radio pudiera mantenerse al aire.

Regresamos al pueblo en las siguientes vacaciones y nos encontramos con la persona a la que le habíamos planteado nuestra situación. Nos dijo que en su casa podría instalarse la radio. De inmediato fuimos a instalarla en el domicilio del señor, pero volvieron a surgir los problemas de interferencia. Sin embargo, cambiamos la frecuencia y con eso resolvimos el problema. Al comprobar que ningún vecino tenía interferencia en su receptor, la alegría fue enorme, ya por fin era real la posibilidad de estar al aire haciendo radio de una forma distinta.

La transmisión inició de manera regular en febrero de 2009, aunque al principio sólo se transmitía sábados y domingos con dos conductores. En la actualidad transmitimos de lunes a viernes de las dos de la tarde a las nueve de la noche y los sábados y domingos de las siete de la mañana a las nueve de la noche. El número de conductores de la radio ha crecido de forma importante; hoy, son ya 25 personas las que integran el equipo de La Otra Radio. Estas personas han hecho suyo este proyecto, y todos tienen un oficio diferente al del conductor: orfebres, tapiceros, pescadores, campesinos, comerciantes, panaderos, cobradores, choferes, pintores, escultores. Otros tienen ya una profesión: profesores, contadores, licenciados e ingenieros; y otros más son estudiantes de primaria, secundaria y preparatoria. Todos han asumido su co-responsabilidad para con el pueblo, compartiendo no sólo su tiempo e intelecto con el auditorio, sino también participando activamente en campañas de limpieza del río, recolección de plásticos PET y pilas, protección de sitios históricos, concursos de lectura y talleres de lengua zapoteca.

Los escuchas de nuestra frecuencia son especiales, pues son personas que han cubierto no sólo su entretenimiento musical, sino que han encontrado un espacio para reflexionar acerca del modo de vivir actual de la comunidad. Aún más importante es el hecho de que la radio ha servido para que ellos participen según sus afinidades en las distintas actividades que desarrollan los conductores.

Todos los que participan en el proyecto lo hacen de manera voluntaria, nadie percibe un salario e inclusive hay quienes aportan periódicamente una cantidad. Para mantener el proyecto al aire también nos apoyamos con la cooperación de comercios locales y de fieles radioescuchas quienes simpatizan con nuestra forma de hacer radio. Otras personas nos apoyan prestándonos la computadora y la mezcladora.

Mucha de la música que compartimos es regional, y con eso mostramos orgullo por nuestro pasado indígena. Algunos programas son transmitidos totalmente en zapoteco, otros en zapoteco y español y otros sólo en español. En la comunidad existen otros proyectos de radio, sin embargo es el nuestro el que la gente ha identificado como una estación verdaderamente comunitaria.

Creemos que una estación de radio comunitaria debe estar al servicio de la comunidad y no bajo intereses personales o partidistas. Por eso, este proyecto es único en la comunidad y poco a poco se va consolidando, ya que, a diferencia de otros proyectos que le apuestan a la música chatarra y a los saludos, aquí se busca una radio con sentido, donde el auditorio no sólo se entretenga, sino también reflexione, aprenda y participe.

Estamos profundamente agradecidos con todos aquellos que han hecho suyo este proyecto, pues con su participación nos ayudan a creer que es posible hacer un tipo de comunicación diferente, alternativa y combativa, sin necesidad de mendigarle nada a nadie. Muy otra, pues.

El colectivo Binni Cubi se fundó en el 2002 y ha producido hasta el momento tres discos de música y tres documentales. También organiza anualmente un festival de expresión artística que incluye cine, teatro, poesía danza y música. En el 2009 se le otorgó el premio UVM al desarrollo social. Actualmente desarrolla el proyecto Documental Fotográfico Unión Hidalgo Oaxaca.

Los programas que cumplen una función de reflexión hacia nuestro modo de conducirnos en la sociedad son los siguientes; Aprendamos Juntos (Guizhi’dinú’ guiraanu) donde se da lectura en español y zapoteco al Reglamento de Tránsito, Ley Orgánica Municipal y Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Desarrollo y rescate de nuestra cultura, donde se discute sobre los problemas de la comunidad y el modo de conducirse del gobierno y de la sociedad. Volver a Vivir, un programa que combate el alcoholismo a través del testimonio de personas que se han recuperado de esa enfermedad y Zona Verde, que pretende generar conciencia sobre la importancia de tener mejores hábitos con el ambiente.

Los programas que buscan fortalecer nuestra identidad indígena a través de la difusión de la historia de la comunidad, del modo de vivir pasado y de la continua transmisión de música zapoteca son: Memoria de Nuestros Abuelos, que este recoge la historia oral de la comunidad a través de entrevistas a los abuelos; Recordar es volver a vivir (Guendarietenaládxi Guendanabani), donde se recuerdan acontecimientos y modo de vivir de la comunidad. Mayordomía Istmeña, programa en el que con humor y picardía se comparte música regional que enaltece nuestra cultura; Mi bello Istmo de Tehuantepec, que presenta en zapoteco la música de las bandas regionales; y Canciones del Istmo, que transmite en zapoteco la música de tríos y trovadores locales.

Los programas de corte académico son: Espacio educativo, que pretende ayudar a una mejor comprensión de lectura en los niños de primaria, y cada año organiza un concurso de lectura; Canciones y reflexiones, algo para pensar, se da lectura a reflexiones de grandes pensadores; Sin adjetivos, un espacio de reflexión donde se habla sobre personajes de la cultura local, nacional y universal, además, se obsequia un libro cada quince días; Si no leo me a-burro, un programa de música juvenil que comparte información relevante para los jóvenes; Sólo para peques, en el que se da lectura a cuentos y adivinanzas con música infantil.

Además, a través de los programas; Música del Mundo, Música Cubana, Música de Marimba, Trova Latinoamericana, La Hora Romántica, Ritmo y Alegría de la Noche, Lluvia de Orquestas, Vivencias Musicales Espectaculares y Música de los 60’s, 70’s y 80’s, se busca que el auditorio desarrolle una mejor cultura musical ofreciéndole música de calidad.

(Desinformémonos, número 21, julio de 2011)

Calpulálpam de Méndez contra la explotación minera

Francisco López Bárcenas

calpulalpam1.jpg

os días 20 y 21 de mayo del presente año se realizará en la comunidad de Capulálpam de Méndez, municipio de Ixtlán, en la sierra Zapoteca de Oaxaca, el tercer foro nacional Tejiendo la resistencia en defensa de nuestros territorios. El encuentro es impulsado por varias autoridades municipales y comunales de la región, acompañadas por organizaciones sociales del estado de Oaxaca, preocupadas por el deterioro de los territorios indígenas, la destrucción del tejido social, la violación de los derechos de los pueblos y la irracional explotación de los recursos naturales, como efecto de las actividades de apropiación de los recursos naturales que empresas privadas, la mayoría de capital trasnacional, llevan a cabo en contubernio con autoridades federales.

La elección de Capulálpam como sede del encuentro también tiene el propósito de brindar solidaridad con sus habitantes, amenazados por la actividad de la minera canadiense Continuum Resources, la que entre los años 2002 y 2006 recibió del gobierno federal concesiones mineras para explorar y extraer oro y plata en una extensión superior a las 50 mil hectáreas de tierras que forman parte del territorio de los pueblos zapotecos y mixes. Para realizar sus trabajos la empresa canadiense se asoció con la Compañía Minera de la Natividad y Anexas, que desde el siglo XIX operaba en la zona, lo mismo que con la American Smelting and Refining Company (Asarco), una importante productora de cobre y otros metales, subsidiaria del Grupo México, la cual desde 1993 realizó actividades de exploración minera en la zona, y es titular de concesiones en otras partes del estado, como el municipio de Zaniza.

Como parte de las actividades que Continuum Resources y sus asociadas han realizado para llevar a cabo sus planes, perforaron túneles que se extendieron por las zonas de bosque y acuíferos de la comunidad, teniendo como consecuencia la desaparición de trece manantiales que alimentaban a la comunidad y su entorno; también se posesionaron de tierras comunales de Capulálpam donde depositaron materiales de desecho, contaminando ríos y arroyos, ocasionando un desastre ambiental. Esta situación, grave en sí misma, se complica más porque entre los años 2005 y 2007 la empresa Continuum Resources y la Compañía Minera de la Natividad y Anexas localizaron otras vetas de oro y plata en una zona acuífera de Capulálpam, prácticamente en la superficie terrestre, por lo cual ambas empresas planearon una explotación a tajo abierto para la obtención de los minerales.

En esta nueva fase de la explotación minera no es sólo la biodiversidad, la tierra y el medio ambiente lo que se encuentra en peligro de ser destruido por la actividad minera, lo están también los lugares sagrados, donde los habitantes de la zona realizan diversos rituales propiciatorios, entre ellos las peticiones de lluvia, igual que los sitios de importancia histórica para la comunidad y el estado. Pero eso no es todo. La mayoría de las actividades mineras se han realizado en contravención de las leyes ambientales. Esto quedó demostrado desde hace cuatro años, cuando la protesta de los habitantes obligó a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) a realizar una revisión ambiental y, como consecuencia de ello, la clausura temporal de las actividades mineras de Continuum Resources y la Compañía Minera de la Natividad y Anexas.

Ahora los habitantes de Capulálpam andan preocupados porque hace unos días el representante de la empresa les comunicó que están a punto de reiniciar operaciones. Su inquietud estriba en que es evidente que los daños al medio ambiente no han sido reparados; varias presas de jales que tenía la empresa se derrumbaron con las torrenciales lluvias que en septiembre del año pasado asolaron la sierra norte del estado; además de que la empresa Contiunuum Resources vendió sus acciones y concesiones a otra empresa minera de nombre Sundance, la cual ha anunciando que pronto comenzará la explotación de los recursos minerales que se localizan en las zonas acuíferas de Capulálpam.

En este escenario, a los habitantes de Capulálpam no les queda otro camino que la resistencia para defender sus derechos, que es también su futuro y el de sus hijos. El pasado domingo 10 de abril, en pleno aniversario del asesinato de Emiliano Zapata, la asamblea general de comuneros y comuneras ratificó su voluntad de no permitir la actividad minera en su territorio, por destructiva, contaminante y no aportar ningún beneficio a la comunidad. Capulálpam ha advertido a Sundance y la Compañía Minera de la Natividad y Anexas que no dará autorización para la explotación de oro y plata. Ahora preparan el tercer foro nacional Tejiendo la resistencia en defensa de nuestros territorios, donde esperan a otros pueblos con los mismos problemas, para ir tejiendo una oposición más fuerte, que sea capaz de oponerse a la fuerza de las mineras.

(La Jornada, 5 de mayo de 2011)

noticias.de.oaxaca.txt · Última modificación: 2012/11/14 13:18 por pixam
CC Attribution-Share Alike 3.0 Unported
www.chimeric.de Valid CSS Driven by DokuWiki do yourself a favour and use a real browser - get firefox!! Recent changes RSS feed Valid XHTML 1.0